Frida. Un siglo. (A century)

Incansable fumadora, amante de los animales, delgada, con pómulos sobresalientes, cejas juntas y vello sobre los labios. Así era Frida, quien sin ser un prototipo de belleza, fue una mujer sumamente atractiva. Cautivante, tanto para hombres, como para mujeres.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, no tuvo una vida fácil, y es más, resaltaría que la vida de Frida fue bien sufrida, pero en vez de dejarse amargar por los sinsabores, supo hacer de cada tropiezo una oportunidad para poder levantarse más alto.  De hecho, sus dotes artísticos los descubrió y desarrolló en medio de un doloroso proceso de  recuperación, tras un accidente automovilístico que la dejó con graves secuelas a los 16 años.

El sufrimiento, tanto físico como espiritual, fue un elemento constante en la vida de Frida, y que sirvió de tema definitivo para sus pinturas. Frida nació el año 1907 en Coyoacán, México, y si usted, lector, fue rápido en cálculos, se habrá dado cuenta que este año se celebran 100 años de su natalicio. Es por eso que actualmente en el Palacio de Bellas Artes de México DF se está exhibiendo una de las exposiciones más grandes nunca antes hechas de la obra de Frida Kahlo, ícono de la pintura y la historia de la nación azteca. 

Era hora que sus obras volvieran a casa, a sentir el olor de los tamales, porque no hay nada más triste que sentir a México sin Frida. Es decepcionante y porqué no decirlo, antiturístico, llegar al DF en busca de la Kahlo, y darse cuenta que ni en su Casa Azul, hoy convertida en museo, ni en el museo de Dolores Olmedo,  estaban sus obras originales. ¡Las telas estaban exhibiéndose en el Tate de Londres!…inconcebible. Pobres de nosotros los simples turistas latinos, que llegamos a México con esfuerzo y en lugar de pintura vemos unos posters…de esos que se ven en las ferias artesanales!!!, y bajo ellos una inscripción: “Esta no es la obra original”…Uf, y ahora me lo dice!, mejor me voy a Londres de una vez. Gracias.

Aunque tenía ascendencia europea, por ser hija de un fotógrafo judio-alemán,  Frida siempre resaltó y defendió su identidad mexicana. Era a tal punto amante de su país, que exaltaba el hecho de haber nacido durante la época de la Revolución Mexicana.   Se vestía como las tehuanas, indígenas típicas mexicanas, así que usaba huipiles bordados y coloridos y se peinaba con dos trenzas amarradas sobre el pelo, mientras sus contemporáneas vivían la moda del charleston. 

En 1929 se casó con el muralista Diego Rivera. Con él tuvo una relación tormentosa, llena de infidelidades, separaciones y reconciliaciones. Incluso llegaron a divorciarse en 1940, pero se necesitaban tanto que no duraron más de un año distanciados y se volvieron a casar. La residencia particular del matrimonio, “La Casa Azul,” ubicada en Coyoacán, fue una extensión del profundo cariño que se sentían, incluso hasta en las paredes de la cocina  tenían escritos sus nombres con piedras de colores.

Ambos se sirvieron de inspiración para varios de los pasajes pictóricos del  arte que desarrollaron. Compartían también su amor por la identidad mexicana, la cual defendían y representaban en sus obras, y estaban de acuerdo con su ideología: ambos fueron activistas del movimiento comunista. A los pies de la cama de Frida, cuelgan los retratos de los 5 mayores exponentes del comunismo internacional: Marx, Engels, Mao, Lenin y Stalin.

Si bien Frida amaba a su “niño” –como llamaba a Diego Rivera-, tuvo una serie de relaciones extramaritales, entre las que destaca la que tuvo con León Trotsky, el líder comunista ruso, quien estuvo refugiado en la casa de los mexicanos, durante su exilio.

 Otra relación famosa fue la que tuvo con el fotógrafo, amigo de Diego Rivera, Nicolás Murray, quien le hizo uno de sus más famosos retratos.

Dicen que también habría tenido una relación con el líder del surrealismo André Bretón quien luchó en vano por tratar de integrarla al movimiento, según Frida, sus pinturas no formaban parte de los sueños, sino que de la pura realidad.
Era una mujer decidida. En 1953, cuando Frida estaba muy enferma tras una serie de operaciones que le realizaron a su columna, se montó la primera exhibición de sus pinturas en México. Aunque estaba postrada en cama, pidió que la llevaran a la inauguración. Así, Frida apareció en la exhibición de la Galería de Arte Contemporáneo acostada en una cama de hospital. Se sacó fotos con todos e incluso tiró tallas. Fue la única exposición de ella en vida, al año siguiente, Frida murió de una bronconeumonía.

Un homenaje a la señora. Este texto lo escribí (está editado hoy) para la revista virtual Sector Urbano.  

Nota: Cabe hacer notar que el matrimonio Kahlo- Rivera fue admirador de la literatura-política chilena, en su biblioteca personal tenían obras de Pablo Neruda y de Volodia Teitelboim.
 

5 comentarios

Archivado bajo art, Casa Azul, diego rivera, frida kahlo, mexico, muralismo

La muerte de Marat y los fuegos artificiales del 14 de julio

Hay fragmentos de la historia universal que parecen ser ficción. Sucesos que bien podrían leerse en la mejor novela de misterio del inspector Simenon. Puros condimentos sabrosos, detalles significativos. Así, el ser asesinado con un cuchillo mientras estás tomando un baño, no es una idea que le pertenezca a la imaginativa y sicótica cabeza del Sr. Hitchcock.

13 de julio. Francia. Un periodista es asesinado mientras se baña.  El hombre había instalado en su bañera su escritorio de trabajo y estaba redactando ciertas cartas. Tenía una enfermedad a la piel que lo obligaban a estar la mayor parte del día en una bañera. Es apuñalado, se dice que en el corazón.  El hombre, además de periodista era político, se dedicaba a hacer listas negras de sus enemigos ideológicos para así poder enviarlos a la guillotina. ¿Guillotina dijo?, oui oui, es un condimento un tanto añejo, y eso es así porque hablamos del año 1793. El periodista se llamaba Jean Paul Marat y era jacobino, la tendencia más “revolucionaria” que estaba en el poder en ese momento y que estaba llevando a cabo su temido “regimen del terror”. Ok, el tipo tenía un trabajo que lo hacía detestable por sus enemigos, los girondinos, razones para matarlo habían, ¿pero quién fue el asesino? Asesina debiera decir. Ella, la señorita Charlotte Corday. Interesante. Tras su crimen, fue tomada presa y 5 días después la decapitaron en la guillotina.

Fue un suceso clave en la historia de Francia, de hecho el gran pintor neoclásico Jacques Louis David, quien fue “premier peintre” de Napoléon Bonaparte, decidió homenajear al periodista jacobino y realizó la obra “A Marat”, donde con gran teatralización de la escena, busca representar el momento justo en que Marat muere. A mí me conmueve esta obra…

Pues bien, me sorprendí al verme este viernes 13 de julio recién pasado, recordando los 214 años de la muerte de Marat, y despertándome el sábado 14 de julio con la celebración de la independencia de Francia. Avioncitos a chorro dibujando en el aire la bandera francesa, sí sí, fuegos artificiales en la Torre Eiffel, sí sí, La Marseillesa, el Can Can, la sopa con cebolla, pamplinas!!! ¿Qué miercale celebraban los franceses?

Cuando Marat fue asesinado, la situación en Francia era anárquica. Rodaban cabezas debido a las divisiones políticas entre jacobinos y girondinos…y la Toma de la Bastilla, del 14 de julio de 1789, había sucedido hace 4 años, pero al parecer ningún “jour de gloire” había llegado aún. La tiranía que habían combatido los revolucionarios tras el memorable 14 de julio, se volvía a presentar, esta vez más sanguinaria, y más dolorosa que la anterior, ya que no se luchaba contra la monarquía de los Borbones, sino contra sus mismos compatriotas. Quedó la crema hasta que Napoleón golpeó la mesa y puso orden en esta Francia loca y revuelta. Mucha Marseillesa, pocas nueces, hasta el momento. Sin embargo, Napo, cometió errores militares, complot y kaboom! lo mandaron exiliado. ¿Qué pasó con la France? Cayó en manos de los reyes nuevamente. La revancha de la monarquía… 

Entonces, mi pregunta es, ¿de qué sirvieron tantas muertes?, Pobre Marat, pobre Corday, luchando por su Francia a su manera, y 20 años después, “la suelta” vuelve a ser dominada por la realeza.  ¡Bah!, ¿entonces por qué los franceses celebran la Toma de la Bastilla como el momento en que se conquistó la independencia? A mi juicio, la Toma de la Bastilla, que se celebra cada 14 de julio y que conmemora la independencia de Francia, está tan mal puesta como nuestro 18 de septiembre. Si bien el 14 de julio de 1789 se inició un proceso distinto, nuevo, importante, la independencia de Francia propiamente tal, no llegó hasta la revolución de 1830.
(Si lo consideramos así, Chilito, con la adecuación de sus fechas correctas, fue independiente en 1818, por lo tanto, le ganamos a Francia, ejale!)

Y eso es lo que se muestra en la famosa obra de Eugéne Delacroix, “La libertad guiando al pueblo”. Esta memorable imagen no representa la “Toma de la Bastilla” como muchos creen, no señores…aquí Delacroix representó la verdadera y definitiva revolución, el triunfo final, del 29 de julio de 1830. Yo que Sarkozy, armo la fiesta de nuevo para unos 10 días más…

Ahora…siguiendo la línea, yo creo que proyecto bicentenario pal 2018!

1 comentario

Archivado bajo art, arte, corday, france, francia, historia, history, marat

Memoria sensitiva

Siempre he creído que tengo todos mis sentidos muy bien desarollados, menos la vista naturalmente, que se hace la loca y quiere hacerse pasar como sana, pero no le crean, usa lentes de contacto…  ese desarrollo no sólo me ha servido como una técnica de defensa, por ejemplo al momento de degustar platos, situación en la cual me era necesario descubrir cada ingrediente  y condimento, porque de haber habido aunque sea una pizca de queso,  cebolla o mantequilla, hubiese, inmediatamente, abortado la misión de deglución.

Pero también me ha servido como algo más trascendental. Tal como le sucedió a Ego en Ratatuille, si yo pruebo una comida preparada de cierta manera especial, podría gatillar un conjunto de sensaciones que me transportan en alma al momento exacto en que probé por primera vez ese bocado. Hoy hablamos de eso con Carlos, y deliciosamente tanto a él como a mí nos pasaba con los huevos. Él recordaba su infancia con los huevos a la copa, y yo con los huevos revueltos. Siempre que como huevos revueltos me acuerdo de la vez que aprendí a comer huevos revueltos en la casa de la Pauli!…

Pero más que con las comidas, me suelo transportar con  la música y las canciones…  con un dolor exquisito en la guata, entre nervios y felicidad, regreso a un pasado remoto.

“…un mechón de tu cabello…” cantaba Adamo cuando yo de 4 años imitaba a mi mamá maquillarse frente al espejo del baño de mi casa en La Serena, la Casa del Liceo… 

3fotos-copy.jpg

Sandro, Leonardo Favio, Charles Aznavour, Mocedades, Dúo Dinámico, y ¡¡¡ todas las canciones italianas!! Gianni Morandi, Albano, Franco Simone, Nada Malanima, Nicola di Bari, eso escuchaba mi mamá cuando vivíamos en la Casa del Liceo. Hoy, a mis 22 años, atesoro en mi pieza algunos de los discos que ella misma me ha regalado, como una forma de decirme “no te olvides”.

Años después, más o menos por el año 1999, descubrimos mi papá, mi mamá y yo, un programa español transmitido por Antena 3 llamado “Canciones de nuestra vida”, donde cantaban estas canciones “de siempre” y donde además, varias parejas bien majas competían por un premio, bailando vals, swing, pasodoble, etc. Imperdible de los sábado por la tarde, lo veíamos tomando onces…mientras cantábamos las canciones, sí con el pan en la boca. Esa época fue feliz. Muy feliz. 

De ese programa recuerdo a Xavi, un peladito, gordito, con una potente voz, cantando la canción de 1967 de los  Moody Blues “Nights of white satin”. Cada vez que la escuchaba se me paraban los pelos, siempre le preguntaba a mi papá por el nombre de la canción, él abría los ojos sin despegarlos del televisor, y me decía, o se decía a sí mismo en voz alta: “noches de blanco satín”, con un dejo de nostalgia…¿qué recuerdos le traería a él esa canción?

Les dejo dos videos, Noches de blanco satín, para que sepan de qué estoy hablando, y Ma che freddo fa (Es tan frío) de Nada Malanima en el Festival de San Remo de 1969 con la misma pinta que usaba mi mamá.


“Yes I love youuuuu, yes I love youuuu!!!”

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized